No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 20 de mayo de 2013

NOCHES DE ROMA: ACCUSATIO (II)


                Después de lo ocurrido en el Foro, Pértinax consiguió retener al enloquecido Tíbulo y llevárselo a su refugio. A pesar de lo próximo de la hora de la reunión del Senado en la Curia Hostilia, Pértinax consiguió cazar varias víctimas para Tíbulo, que finalmente consiguió alimentarse y reponer mínimamente su aspecto para acudir presentable al Senado. Para su sorpresa, cuando llegaron al Senado se encontraron con que Gálico estaba allí, cerca de la zona donde se encontraban los senadores con voto pero sin derecho a hablar, escoltado por varios lictores del Senado. Para su sorpresa (y la del propio Gálico, conducido poco antes hasta el senado), los lictores enarbolaban las fasces, símbolo de su poder, con las hachas montadas dentro de ellos, como señal de guerra. Mientras Tíbulo ocupaba su lugar, Pértinax trató de acercarse a Gálico, aunque se lo impidió el general Valerio Décimo, líder de la Legión de las Sombras, diciendo que la Príncipe Camila había ordenado que nadie hablara con Gálico. Pértinax volvió a su lugar, pero al ver que junto a Gálico, otros dos lictores llevaban a Licas, regresó, evitando al General Décimo y llegando finalmente junto a Gálico y Licas, convenciendo a los lictores de que le permitieran hablar unos momentos a solas con ellos. Antes de acudir al Senado, Licas había averiguado que estaban allí porque Escauro planeaba devolverles esa noche el golpe que le habían dado dirigiendo una turba contra su casa para liberar a Gálico. En precaución de lo que pudiera ocurrir, Licas se había asegurado de que surgiera un disturbio en el Senado.

Lucio Elio Sejano, el hombre fuerte del Imperio.


                Pértinax, Licas y Gálico no tuvieron que esperar mucho para ver al Príncipe del Senado en acción, pues pronto llegarían los Cónsules y los Triunviros, y finalmente, la Príncipe Camila junto a su esclava Livia. Todos los Senadores ocuparon sus asientos, y el Segundo Censor, el Capadocio Poncio Janitor comenzó a leer el orden del día, ya que la reunión estaba planificada sobre las tasas que debían pagar los ciudadanos romanos de las provincias a Roma, pero Escauro interrumpió a Janitor, para convertir la reunión senatorial en un intento de juicio sumario a Gálico, Tíbulo, Licas, Pértinax y Ashai (este in absentia, no estaba ni siquiera presente en el Senado). Cayo Mario, a la cabeza de los Lasombra, protestó ante la Príncipe por la presencia de lictores armados en el Senado, pero Camila dio permiso a Escauro para que lanzara sus argumentos. Escauro acusó a Gálico de intentar asesinarlo, y a Licas, Critias de los Brujah, Ashai, Tíbulo y Pértinax de incitar al pueblo contra él y su casa, atacando así los derechos del Senado de Roma, a la autoridad romana y el mors maiorum. Dado que Licas y Gálico no tenían derecho a la palabra, Pértinax fue el primero en enfrentarse a Escauro en la Curia Hostilia, defendiéndose de las acusaciones de este y dando paso a Tíbulo, que fue quien reveló ante el Senado lo que había hecho Escauro, torturando y asesinando a sus familiares. Escauro asumió su culpa, pero para sorpresa de todos, no reveló en el Senado que el motivo de todo ello había sido el asesinato de su chiquilla Fabia Naevia en manos de Tíbulo. Aquello hizo que Camila le arrebatara a Escauro el poder proconsular que ostentaba en ese momento, pero las acusaciones de este fueron mantenidas…. Para sorpresa de todos, por Cecilia Arbina, la Sire de Tibulo y nueva Censor Toreador tras la muerte de Astiánax. Cayo Mario consiguió sin embargo que Licas y Gálico obtuvieran derecho de palabra y defensa, y vetó cualquier pena de muerte sobre un senador de Roma. Gálico solicitó tres días para preparar su defensa, y Camila aceptó, dando Poncio Janitor por cerrada la sesión del Senado, no sin antes prohibir a los acusados abandonar el limes de la ciudad.

¿Será la Roca Tarpeya el destino de los jugadores?


                Con lo ocurrido, Tíbulo trató de acceder al templo de Apolo Sosiano para hablar con su Sire, pero esta le había vetado el paso. Fue Pértinax quien, reunido con Mario y Casandra Papo, llegó a la conclusión de que todo se movía por un pacto entre los Toreador y los Ventrue probablemente para apartar a los Lasombra del poder….