No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 12 de septiembre de 2013

TIME´S UP

Hay juegos que son auténticas revelaciones, y hoy, voy a hablar de uno de ellos. Creo que todos estaréis de acuerdo conmigo en algo, y es que en el mundo de los juegos de mesa, como en todos, para gustos hay colores. Y hay juegos para todo tipo de gente. Hay juegos que duran horas, hay juegos de suerte, de acción, de gestionar arroz, de putear al prójimo. Hay juegos históricos, de ciencia ficción y futuristas, basados en novelas, en series o en películas, o incluso algunos originales. Hay juegos con públicos muy restringidos, y juegos de carácter más social, que le gustan a todo el mundo.



                Y Time´s Up es uno de estos últimos. El juego que, hasta el día de hoy, ha encantado a todo el mundo con el que hemos jugado. Marco y yo lo descubrimos el día de Reyes, en una quedada jugona con los geniales Thanos_Malkav y Acuática, además de un nutrido grupo de sus amigos. Tan nutrido que no muchos juegos daban de sí, sí que, echaron mano de Time´s Up… y a día de hoy, creo que aún les tengo que dar las gracias, por las horas de diversión que nos ha dado ese juego.
                Time´s Up parte de un concepto muy sencillo, y es que es un juego de tarjetas en el que tienes que adivinar personajes. Como veis, facilito. La mecánica es muy fácil, simplemente, se reparte un número de tarjetas dependiendo del número de jugadores, y con esas tarjetas se crea un mazo con el que todos jugarán a lo largo de tres fases. En la primera, los personajes pueden ser explicados con todo lujo de detalles para que tu compañero de equipo lo averigüe. En la segunda, sólo se puede utilizar una palabra. Y en la tercera, hay que echar mano de la mímica. Y al final de las tres rondas, gana el equipo que más puntos haya acumulado. ¿A que suena sencillo?
                Pues lo es. Y muy, muy, muy divertido. No hay una sola partida que hayamos jugado (y han sido muchas en estos nueve meses y pico) que no haya provocado algún chascarrillo, alguna gracia, o directamente, momentos absolutamente hilarantes.
                Y no hay mucho más que pueda contaros de este juego, simplemente, que hay que jugarlo. ¿Os animáis?