No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

FLASH: LA GUERRA DE LOS GORILAS

                Debo admitir algo. Llevamos más de un año y medio, casi dos años, de Reboot en DC, y en muchas series tengo la sensación de seguir aterrizando. Quizá la publicación en tomos de ECC sea una de las causas de esto… o quizá sea una cuestión propia de cómo se está desarrollando el nuDC, ya que en series de grapa como Liga de la Justicia también tengo esta misma sensación. Pero ha pasado ya mucho tiempo, los grandes arcos van llegando a su fin… y eso ha pasado en la colección que nos ocupa hoy: Flash, el Velocista Escarlata, ha alcanzado el final de su enfrentamiento con Grodd por el dominio de la Fuerza de la Velocidad, en el quinto tomo de su colección aquí en España, con el título de La Guerra de los Gorilas.



                El equipo formado por Manapul, Buccelatto y To en la colección de Flash ha puesto así fin al más ambicioso de sus arcos, el que ha traído el enfrentamiento de Barry Allen con el que probablemente sea el más aterrador de sus villanos. Y es que a pesar del nombre ridículo y de la propia idea de un gorila con superpoderes, Gorila Grodd es un personaje a tener en cuenta sin duda como uno de los malos más malos del Universo DC. El resto de los villanos habituales de Flash se mueve en el filo de la navaja, son todos personajes “carismáticos” que pueden llegar a ser héroes en momentos particulares. Grodd no. Grodd ha sido habitualmente un tirano, manipulador y violento, con poderes telepáticos, y que ha resultado escalofriante en muchos momentos (y si no, leed “Justicia”, de Alex Ross, Jim Krueger y Doug  Braithwaite).


 
                En su nueva versión en este nuDC, Grodd ha perdido la telepatía, y ha ganado fuerza física y una vinculación especial con la Fuerza de la Velocidad, representada y dominada por Flash. Pero no ha perdido mala leche, y lo demuestra atacando a gran escala Central City, como parte de su intento de adquirir el control de la Fuerza de la Velocidad. El plan no es del todo original, ya habíamos visto en los primeros números de Outsiders post Día de Graduación a Grodd asaltar Nueva York; pero Manapul y Buccelatto lo llevan a su terreno, utilizándolo para darle a su historia de Flash los giros que consideran necesarios para apartarle del Flash clásico. Así, continuamos viendo a Barry como camarero, afianzan su relación con Patty Spivot en detrimento de Iris Allen, vemos cual es el nuevo status quo de sus villanos, con la hermana del Capitán Frío, Patinadora Dorada, viva y liada con el Amo de los Espejos, y a Flash utilizando sus poderes y su relación con la Fuerza de la Velocidad como jamás lo había hecho. Y, si no me equivoco, el regreso de uno de lo más mortales enemigos de Flash, que parece que está al caer.




                Al final, lo cierto es que el equipo de Flash está consiguiendo un objetivo sencillo, que cada vez parece más difícil de conseguir: entretener, sin pretensiones. A día de hoy, parece que todo se pierde en complejas metatramas, segundas lecturas y complejidades, y de vez en cuando… mola encontrarse algo así. Sencillo.