No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 19 de noviembre de 2013

LOS JUEGOS DEL HAMBRE

Con muchos meses de retraso, y después de ver los trailers de En Llamas, hoy nos hemos decidido a ver Los Juegos del Hambre, la adaptación a la pantalla grande de las novelas de Suzanne Collins, la trilogía Los Juegos del Hambre, En Llamas y Sinsajo. La adaptación fue dirigida por Gary Ross, y protagonizada por Jennifer Lawrence, Josh Hutchinson, Liam Hemsworth (sí, el hermanísimo de Thor) y Woody Harrelson, y fue la cuarta película más taquillera de su año.



En Los Juegos del Hambre, nos encontramos con la historia de Katniss Everdeen, una chica de dieciséis años. Katniss vive en un futuro indeterminado, en la nación de Panem, una nación dividida en doce distritos cuya capital es la megápolis de Capitolio. En este futuro, dominado por una oligarquía que tiene su residencia precisamente en Capitolio, los doce distritos se han convertido en las fuentes de aprovisionamiento para los residentes de la ciudad, con zonas especializadas de producción (Katniss vive en el distrito doce, donde se produce el carbón), que sirven a los intereses de los ridículos (de verdad, son muy ridículos) residentes de Capitolio. Setenta y cuatro años atrás hubo una rebelión en los Doce Distritos contra Capitolio, y cuando esta fue aplastada, como símbolo de lo que había ocurrido, se instauraron los macabros Juegos del Hambre. Cada año, dos jóvenes de cada distrito se convierten en los Tributos, veinticuatro jóvenes que se enfrentarán entre ellos hasta que solo quede uno, en un espectáculo retransmitido para todo Panem, dando a las masas el circo que exigen.

Los jóvenes tributos se eligen por sorteo, y en el de los septuagésimo cuartos  Juego del Hambre, una de las elegidas es Prim, la hermana de doce años de Katniss. Para salvarla, ella se presenta voluntaria para los Juegos del Hambre, salvando a su hermana de una muerte segura, y convirtiéndose junto a Peeta Mellark (Josh Hutchinson) en Tributo. Así, Katniss pasa a ser participante de un Reality Show de corte mortal, en el que es tan importante conquistar al público como defenderse o matar al resto de los participantes. Ayudada por su entrenador Haymitch Abernathy, pero sobre todo por la publicidad de su esteticista, Cinna, que concibe la idea de convertir a Katniss y Peeta en Los Chicos en Llamas para atraer la atención del público, Katniss se sumerge finalmente en los Juegos del Hambre...

La verdad es que me había dado mucha pereza hasta este momento ver la peli, me daba la impresión de que me iba a encontrar con otro Crepúsculo, pero nada más lejos de la realidad. Los Juegos del Hambre ha sido una película entretenidísima, que me ha dado muchas ganas de ver la segunda parte, En Llamas. A través de una historia sencilla, Los Juegos del Hambre, trae un tema espinoso de tratar: la relación entre los mass-media y sus espectadores, así como  la disparidad social y la cada vez mayor fractura entre las clases de la sociedad, millones de personas al servicio de los privilegios de unos pocos.

Así que nada, el día menos pensado, miraremos por la ventana... y quizá alguno tenga ganas de gritar "Que comiencen los primeros Juegos del Hambre".