No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 21 de noviembre de 2013

PRISON BREAK: TEMPORADA 1

Sí, voy con cierto retraso en lo que a series se refiere. Pero es que hay muchas, y poco tiempo para acercarse, aunque sea un poquito, a cada una de ellas. A esta he llegado con años de retraso, pero con muchas ganas, después de que Marco me la recomendara numerosas veces. Y terminada ya la primera temporada, y con un par de capítulos de la segunda a espaldas, llega la hora de comentarla.



Prison Break cuenta la historia de Michael Scofield, un joven arquitecto de Chicago, que de pronto, decide hacerse un complejísimo tatuaje que le cubre por completo el torso, la espalda y los brazos, atracar un banco y dejarse encerrar en la prisión de Fox River. Evidentemente, tras esto hay una historia que se va desvelando en el primer capítulo, y es que Michael es el hermano de uno de los más infames prisioneros de Fox River, Lincoln Burrows, condenado a muerte por el asesinato de la vicepresidenta de los Estados Unidos (ahí es nada). La entrada en prisión de Scofield obedece a un plan, un plan para escapar de la cárcel y huir de Estados Unidos junto a su hermano, y para ello cuenta con un plan, reflejado en su tatuaje, un plan complejo que les llevará, si todo sale bien, a escaparse a Panamá.

La clave es "si todo sale bien". Y es que Michael ha preparado un plan prácticamente perfecto... pero que apenas cuenta con algo más que importante: no está solo en Fox River. Y a lo que Michael y Lincoln tienen que enfrentarse es a la gente: en Fox River encontrarán amigos y aliados, pero también enemigos; sobre todo cuando se descubre que Lincoln es inocente, y que todo forma parte de una conspiración que implica a altos cargos del gobierno y una misteriosa "Compañía", que buscan la muerte de Lincoln Burrows. Mientras una antigua novia de Lincoln, la abogada Verónica Donovan, trata de hacer lo posible para evitar el ajusticiamiento de Lincoln, desde dentro, Michael y su compañero de celda, Fernando Sucre, tienen que hacer frente a la mafia de John Abruzzi, y a los caprichos de un violador y asesino conocido como T-Bag. Y como no, al jefe de los guardias, Brad Bellick, que le coge bastante tirria a Michael desde el momento en el que le ve.

Evidentemente, desfilan muchos más personajes por Prison Break, unos favorables a Michael, otros contrarios, y otros... bueno, que bailan de un lado a otro. Y la serie se desarrolla en 22 episodios de auténtico infarto, una de las series que más me ha enganchado de lo que he visto en muchisimo tiempo, y con los mejores cliffhanger que se han visto desde Perdidos.

¿Queda alguien sin verla? Aún está a tiempo...

1 comentario:

Yota dijo...

Yo llevo un ritmo con las series muy particular y sin ninguna prisa. Así que te entiendo perfectamente.

Sobre PB. Esta primera temporada con diferencia es la mejor pero fijate, se nota demasiado que fox tenía preparadods 12 episodios a modo de mid-season y como tuvo un éxito desmesurado tuvieron que improvisar.

Esto se nota en el epi en el que parece que van a fugarse y el de mantenimiento casualmente se fija en la tuberia que estaba rota... y tienen que abortar de golpe