No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 7 de octubre de 2014

LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS III: POR LA GRACIA DE DIOS

 Cuando se habla de monarquías medievales, e incluso de monarquías actuales, uno de los grandes temas que suelen salir a cuestión es la pregunta “¿cuál es el origen del poder del Rey?”. A día de hoy, y después de muchos siglos, de filósofos dedicados a estudiar el poder real, y de la Ilustración que apartó lo divino de lo humano, son muchas las teorías que hablan de la realidad de la monarquía, pero en la Edad Media, el origen del poder monárquico era sencillo e indudable: la gracia de Dios.

Los reyes gobernaban a sus pueblos como una manifestación de la voluntad de Dios, era Dios quien había decidido que tal o cual familia fuera la familia real, y que de ella salieran los reyes. Claro, evidentemente, cuando un rey era destronado o derrocado, era porque Dios había decidido derramar su gracia sobre su rival. Al final, el carácter sacro era inherente e inseparable del poder terrenal. Podríamos hablar mucho de esto, pero en resumen, esto es sólo una introducción sobre el por qué la tercera novela de Sharon Kay Penman sobre la Guerra de las Dos Rosas recibe
este nombre revelador: Por la Gracia de Dios.



Y es que para cuando el protagonista de las novelas de Penman, Ricardo III, llega a su trono, lo ha hecho acompañado sin duda de la Gracia de Dios. Ricardo III, miembro de la Casa de York, ocupa el trono de Inglaterra después de la batalla entre los York y los Lancaster, la llamada Guerra de las Dos Rosas, después de heredarla de su propio hermano. Para mantener la corona, Ricardo ha tenido que luchar contra viejos amigos, y contra su propia familia. Pero para cuando comienza Por la Gracia de Dios, Ricardo se encuentra asentado en el trono de Inglaterra, dispuesto a formar su propia familia real.

Pero el destino tiene planes diferentes, y a pesar de haber derrotado a numerosos enemigos, incluyendo amigos y familiares, una nueva amenaza se cierne sobre la Inglaterra dominada por Ricardo de York. La Guerra de las Dos Rosas no ha terminado, y los pretendientes Lancaster al trono parecen aunar fuerzas en torno a la figura de Enrique Tudor, Duque de Richmond. Mientras Inglaterra se prepara para una nueva guerra, Ricardo se enfrenta a enemigos más terribles aun, pues ante la enfermedad y la muerte que se cuelan en su familia, poco puede hacer, por mucho que sea el Rey de Inglaterra y cuente con la Gracia de Dios.

No voy a hablar más de este libro, ya que aunque es un evento histórico, si alguno decide acercarse a la historia de esta manera, no seré yo quien se les haga el spoiler, simplemente decir que en Por la Gracia de Dios, la escritora Sharon Kay Penman nos habla de los últimos años del reinado de Ricardo III, llegando a su punto culminante en la batalla de Bosworth, que cambiaría la historia de Inglaterra, y con ella, la del mundo. A nivel narrativo, la historia es la heredera de los dos libros anteriores, en ella continúa el estilo desenfadado aunque a veces demasiado lento de la escritora, y si tengo que ponerle alguna pega es que el ritmo se me hace demasiado “equilibrado”, es decir, no termina de acelerar o enganchar en los momentos más dramáticos de la historia. Todo es como demasiado medido y comedido.


Aún así, ha sido un libro genial de leer, aunque mentiría si digo que soy justo al hablar de estas temáticas... es como con Juego de Tronos, a Martin se le perdona casi todo...