No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 16 de octubre de 2014

UN VISTAZO A LA PEÑA DE FRANCIA

Y no me refiero a la gente que viene del país galo, no, si no al Santuario situado en el sur de Salamanca, al que pudimos echar un vistazo este fin de semana y que nos ha dejado bastante impresionados.

La verdad es que es una pena que no fuéramos más preparados, pero el plan surgió de forma un poco circunstancial, estábamos en Barco de Ávila, y nos dieron varias opciones en el hotel para pasar el sábado, una de ellas, era esta subido al Santuario de la Peña de Francia. Nos llamó la atención, y fuimos, pero claro, ni cámara de fotos ni nada, sólo lo que pudimos hacer con el móvil... y no le hace justicia al sitio.

El Santuario está situado en la cima de la Peña de Francia, en Sierra de Francia, en las estribaciones del Sistema Central, al sur de Salamanca, y según Wikipedia, llega a los 1727 metros de altura. Con este tiempo que hemos tenido estos días, cuando llegamos, las nubes estaban bajas, así que realmente mientras paseábamos por el entorno del Santuario, dimos un paseo por las nubes. El complejo de la Peña de Francia incluye varios edificios: el santuario propiamente dicho, un convento en activo que pertenece a los dominicos, una hospedería y una torre de telecomunicaciones, además de un par de capillas y miradores que se abren a toda la sierra.

Dentro del santuario se custodia una virgen negra, La Virgen de la Peña de Francia, una imagen de la Natividad que se considera patrona de Castilla y León, y que debido a la actitud misionera de los dominicos en los siglos pasados, también es de importancia en lugares tan distantes como Filipinas. Lo que podemos ver hoy es una réplica realizada en 1890, ya que la original (encontrada teóricamente por un francés el 14 de Mayo de 1434, y que fue custodiada en una ermita por los dominicos hasta que comenzó la construcción del Santuario en 1445) fue robado y escondido en una gruta, por lo que sufrió un gran deterioro, y se determinó su sustitución.

Al margen de creencias religiosas o curiosidades históricas, lo cierto es que el Santuario de la Peña de Francia es un lugar realmente impresionante, y con la bruma de las nubes deslizándose entre sus edificios, casi mágico... de esos a los que hay que volver con la cámara de fotos. ¡¡A ver si es pronto y os puedo traer imágenes!!