No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 3 de marzo de 2015

AMERICAN HORROR STORY: FREAKSHOW

En estos días he terminado de ver la cuarta temporada de la que a día de hoy es una de mis series favoritas, sin duda alguna. American Horror Story lleva ya cuatro temporadas, con cuatro historias diferentes, y todas han sido interesantes y sorprendentes. Si en la primera temporada nos encontrábamos con una historia de casa encantada, la segunda temporada (Asylum) nos traía un manicomio donde teníamos tramas que iban desde experimentos extraterrestres a nazis y posesiones diabólicas, y la tercera (Coven) nos traía un mundo de brujas; la cuarta temporada Freakshow, nos ha llevado a uno de los territorios más inquietantes que puedan encontrarse: un circo de rarezas.



Freakshow nos cuenta la historia del Gabinete de Rarezas de Madame Elsa Mars, y su llegada un pueblo llamado Jupiter, a finales de los años 50. El Gabinete cuenta con muchas extrañas criaturas: la clásica mujer barbuda, la mujer más pequeña del mundo, la más grande, el chico langosta, los enanos, los extraños Salt y Pepper, las siamesas, un hombre sin brazos... Y aunque inquietantes, no son lo más perverso que se va a desarrollar en Júpiter. Allí aparecerá un payaso asesino que secuestra a niños y que también se cruzará en el camino del circo, al igual que unos cazadores de rarezas, y uno de los mejores personajes de esta temporada, el malévolo y completamente psicópata Dandy Mott, el atractivo y casi perfecto hijo de la riquísima Gloria Mott, encantador de no ser por el hecho de que es un auténtico monstruo.

Las tramas de todos estos personajes van confluyendo unas con otras, creando trece episodios complejos e inquietantes. Después de una temporada un tanto descafeinada, como fue Coven, Freakshow recupera lo mejor de la primera y la segunda temporada: el aire macabro e inquietante para personajes y situaciones, salpicado con ciertos toques de musical (versiones de temas de Lana del Rey, David Bowie, Nirvana...) y con un regreso a lo sexual y lo sangriento que había tenido la serie en su primera temporada sobre todo.

Además de unos estupendos guiones y un despliegue técnico fascinante (desde la fotografía a la música), la gran baza de American Horror Story sigue siendo sus reparto, que se mantiene (con salidas e incorporaciones) desde la primera temporada. Jessica Lange, Kathy Bates, Evan Peters, Emma Roberts, Sarah Paulson, Frances Conroy, Finn Witrock o Angela Bassett son algunos de los que repiten, mientras llega sangre nueva, como Michael Chiklis o Neil Patrick Harris.

Una serie para ver y... disfrutar... si te atreves.