No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 23 de marzo de 2015

MAGO: PESADILLAS I

Sci-Fi soñaba.

La tormenta gritaba a su alrededor, la montaña se alzaba ante él. El miedo le atenazaba como una prisión, incapaz de apartar su mirada de la montaña. ¿Estaba solo? No, había más gente allí con él, pero no tenía la posibilidad de verlos, como si la tormenta los ocultara. A su alrededor, las palmeras de grandes hojas se arqueaban, y podía escuchar un río correr desbocado muy cerca de él. Y supo en su corazón que el Rey de la Montaña había despertado. 

Sci-Fi, Detector, Myrddin y Eyes despertaron al mismo tiempo, debido a una perturbación del entramado mágico de San Francisco. Mientras Sci-Fi apuntaba todo lo que había soñado, perturbado aún porque imágenes de su sueño parecían permanecer junto a él, Eyes era consciente de que algo malo había pasado, de que aquella noche de Julio la muerte y la destrucción se habían presentado en San Francisco. Sci-Fi y Eyes utilizaron sus habilidades para ubicar aquella ruptura del tejido mágico, situada en un viejo cementerio español, donde Sci-Fi sabía que se ubicaba la capilla eutánatos de Salat Ahmadi. Myrddin se adelantó al resto de sus compañeros, dirigiéndose hacia Salat Ahmadi, y apagando las llamas que aparecían en varios puntos del edificio que servía de refugio a los Tanatóicos en el viejo cementerio. Además, desde las ventanas, Myrddin pudo ver a la primera de las víctimas, una muchacha partida por la mitad como si la hubieran atacado con una gran guadaña. Mientras Detector examinaba a la muchacha, detectando el dolor y la pesadumbre que parecía impregnarlo todo, Eyes y Myrddin exploraban la Capilla en sí, encontrando el resto de los cuerpos muertos de todos los ocupantes. Eyes encontró una caja, medio cubierta de escombros que sacó a la superficie, mientras Myrddin exploraba el subterráneo, encontrando un cadáver con un resto de una nota en su mano, donde aparecía escrito "Ksirafai". Dentro de la Capilla, había muertos que habían ardido, otros que habían sido mutilados... y un superviviente, un muchacho al que localizó Sci-Fi, y que de inmediato utilizó Correspondencia para saltar, iniciando una especie de juego del ratón y el gato con Sci-Fi, hasta que consiguió despistarle. 


El Signo Amarillo... sí, en Mago también.

Dentro de la caja, que Detector abrió fundiendo el candado, encontraron un libro, El Signo Amarillo, que al parecer los Eutánatos estaban custodiando. Mientras decidían qué hacer, siguiendo las indicaciones de Sci-Fi Myrddin cogió el coche para buscar al que parecía ser el último superviviente de Salat Ahmadi, encontrándolo en un parque. Utilizando su dominio de las Fuerzas para manipular la gravedad y conseguir atraparle, Myrddin alcanzó al muchacho, que se defendió de forma violenta, consiguiendo zafarse del Hermético. Sci-Fi, Detector y Eyes llegaron al parque, donde intentaron participar en la captura del asustado Eutánatos, que consiguió huir de nuevo. El uso de Entropia por parte de Myrddin les llevó a volver a Salat Ahmadi. Sci-Fi se teleportó a la capilla destruida, alcanzando finalmente al muchacho, que se desplomó junto a él cuando llegó Myrddin. Ambos escucharon el delirante testimonio del chico, que afirmaba que Kali había entrado en la Capilla, asesinando a sus compañeros. El uso de Tiempo por parte de Sci-Fi le permitió ver que las palabras del muchacho no eran una locura, pues según su propia visión, la propia Kali había entrado en la Capilla, acompañada de sus fieles para acabar con los hombres y mujeres de Salat Ahmadi. Eyes y Detector llegaron en ese momento, La primera evaluación de Detector y Eyes fue que las heridas del muchacho no eran serias, pero un segundo repaso les dejó ver que estaba herido de muerte, y que si no hacían algo inmediato, perdería la vida. Myrddin y Eyes se dirigieron a toda velocidad hacia el hospital en el que trabajaba la segunda, donde intervinieron de urgencias al muchacho. Eyes se quedó en el hospital, mientras Myrddin volvía a Salat Ahmadi, sólo para encontrarse con que los miembros de una capilla de Extáticos habían llegado a las ruinas de los Eutánatos, Los Extáticos habían percibido la misma sacudida que había perturbado a los jugadores, pero habían permanecido en "reserva" por miedo a que fuera un ataque tecnocrático. Myrddin decidió volver de nuevo al interior de la Capilla, descubriendo que su Pozo de Quintaesencia había sido drenado, al igual que la quintaesencia de cualquier otro objeto que hubiera habido en Salat Ahmadi.

Mientras tanto, Sci-Fi y Detector investigaron el libro, que parecía ser tan solo un libro normal, sin ningún vínculo mágico ni nada extraño, algo parecido a una obra de teatro, o al menos su primer acto. Encontraron alusiones a un relato corto de Chambers, el Rey de Amarillo, pero parecía en determinados círculos que el Signo Amarillo era algo parecido al Necronomicón de Lovecraft, un libro que no existía... pero que ellos tenían. Myrddin volvió poco después del amanecer, y mientras Sci-Fi investigaba en las redes sobre lo ocurrido en Salat Ahmadi y Detector buscaba información sobre El Signo Amarillo, Eyes decidió cubrir su turno de trabajo, y Myrddin se dedicó a meditar y descansar. 

Una visión clásica de Kali



Al atardecer, Detector, Sci-Fi y Myrddin decidieron volver a Salat Ahmadi. La capilla ya había sido investigada por la policía, pero se colaron sin problemas, y allí Sci-Fi comenzó a buscar Resonancia de Correspondencia. La encontró, descubriendo que los asaltantes de Salat Ahmadi habían llegado alli a través de una serie de portales, pero al intentar rastrear el origen de los portales, sufrió una grave reacción de Paradoja. La Realidad golpeó brutalmente al Adepto, el espacio se contrajo a su alrededor, ante la atónita mirada de Detector y Myrddin, que no pudieron evitar que Sci-Fi sufriera numerosas heridas. Se apresuraron a salir de allí en dirección al hospital, y llamaron a Eyes para que se reuniera allí con ellos. 

Poco esperaba Eyes ser emboscada justo al salir de Chinese Red por un hombre armado con cuchillos y que parecía manejar con soltura magia de Entropía y magia de Tiempo. Eyes recibió varias heridas antes de poder utilizar su magia para defenderse, golpeando al hombre con todas sus fuerzas mágicas, haciéndole explotar el corazón en el pecho con magia de Vida. Tras curar sus heridas, Eyes registró al asesino, encontrando tres detalles que le llamaron la atención: su documentación era de origen indio; llevaba un tatuaje de una flor en el vientre, y un busca apagado en un bolsillo. Habiéndose salvado por los pelos y sólo gracias al uso del talismán que había recibido de Madame Cleo Verthank, Eyes se dirigió al hospital, donde llegó a tiempo de ver a Sci-Fi antes de que se durmiera. 

Sedado, Sci-Fi comenzó a soñar. La tormenta continuaba, las sombras avanzaban desde la montaña, y del cielo llovía sangre. La figura de sombras que había ante él alzó una cabeza felina de ojos resplandecientes, y el murmullo de los presentes fue unánime. El Rey de los Rakshasa había despertado. 

Una visión clásica del Rey de los Rakshasa



PD

Tokyo

El Crisantemo de Hierro observaba las aguas que se movían en el cuenco que había ante ella, escrutaba cada detalle de la ondulación de sus aguas, a la sombra de los cerezos. Y lo que veía no era bueno para nadie. El Rey de los Rakshasa despertaba de su sueño milenario, quizá llamado por la sangre derramada de muchos de los suyos, que caían por decenas en la guerra entre los Rakshasa y los Kuei-jin en la India y Bangla-Desh. Los Boddhisattvas debían intervenir, y ella, estaría allí para luchar contra aquel mal.

Estación Victoria (Reino de Horizonte de Iteración X)

El General Auguste Aleph revisaba las lecturas que llegaban de Bangla-Desh. ¿Era posible que un mal incluso peor que los Subversores de la Realidad de las Nueve Tradiciones estuviera despertando allí? Todos los ojos de Estación Victoria y otros centros de poder estaban puestos en Bangla-Desh, aunque a Aleph le hubiera podido dedicar un cien por cien de sus efectivos. 

El Panópticon que dirigía la Tecnocracia, sin embargo, tenía otros planes, y  había otros proyectos en marcha. 

Clinc

El sonido del teletipo sacó a Aleph de sus pensamientos. Un mensaje de Panópticon. Nervioso, Aleph leyó el mensaje y sintió un escalofrío. Después, se sentó en su posición y abrió todas las comunicaciones con Estación Victoria. 

-Alerta de Nivel Rojo Uno. Alerta de Nivel Rojo Uno. Inicio del Protocolo Helios. Amenaza Alfa detectada en Bangla Desh. Repito. Protocolo Helios en marcha.