No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 4 de octubre de 2011

TRUE BLOOD: UNA PIZCA DE MUERTE

                A modo de “aperitivo” entre libros, después de Enrique VIII, el Rey y la Corte de los Tudor y el inicio de La Torre Oscura III: Las Tierras Baldías, el otro día me dejaron Una Pizca de Muerte, de Charlaine Harris… y por supuesto, de nuestra camarera telépata favorita, Sookie Stackhouse. Sí, es uno más de los libros de True Blood.

                Realmente, no se trata del undécimo libro de la serie, ya que es una recopilación de cinco historias cortas sobre Sookie y su entorno que a mi amigo Álex se le olvidó dejarme en su momento. Y realmente tampoco pasa nada por leerlo “fuera de trama”, ya que cada una de las cinco historias de Una Pizca de Muerte se sitúa en un momento diferente de la trama que abarca ya once novelas, y en algunos casos, rellenan huecos entre estas que en su momento desconcertaban bastante (como la muerte de Hadley, la prima de Sookie, amante de la reina Sophie-Anne de Luisiana, de la que hablaban de pronto y no sabías muy bien de donde había salido).
                Una Pizca de Muerte trae cinco historias cortas, y es un libro que se puede leer en… bueno, en un momento, a mi me ha llevado como dos horas, y como he dicho antes, cada una de las historias transcurre en un momento diferente, adentrándose en diferentes momentos de la vida de Sookie. Realmente ninguno de los relatos cortos es de por sí una joya, y la recopilación de todos no pasa de ser entretenida. En los diferentes relatos, vemos una investigación por parte de Sookie y su compañera, la hechicera Amelia sobre algo extraño que ocurre con las aseguradoras de Bon Temps. En otros, asistimos a la Noche de Drácula en Fangtasia; vivimos unas extrañas navidades con Sookie; descubrimos cómo murió Hadley y vemos la primera aparición del abogado demoniaco, el señor Cataliades; y descubrimos también cómo se conocieron Sookie y su primo feérico, Claude, mientras junto a su madrina Claudine, investigan la muerte de otra hada, Claudette.
                Y en fin, poco más que contar al respecto, lo que os decía, una lectura muy rápida, entretenida pero no imprescindible.