No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 28 de octubre de 2013

BATMAN INC 1 Y 2

                Decir que Batman y Grant Morrison son un cóctel explosivo, es como decir que lo son el fuego y la gasolina. La etapa del escritor escocés al frente de la colección enseña del Murciélago pasará a la historia de los cómics como uno de los grandes momentos de uno y de otro, una relación a la que ni el nuDC puso fin, aunque el nuevo guía de la franquicia sea Scott Snyder y Morrison haya pasado al entorno del Hombre de Acero, porque el escocés ha continuado desarrollando sus planes para Batman en su “dominio propio”, Batman Inc., la colección que hoy nos ocupa.



                Los dos primeros tomos de la colección están ya en las librerías, continuando la trama que Planeta recopilara en el primer tomo de Batman Inc antes de perder los derechos de DC en favor de ECC, y continúa el enfrentamiento entre Batman y sus aliados con Leviatán, la nueva sociedad criminal organizada por Talía al-Ghul, la madre de Damian, el hijo de Bruce Wayne, personaje creado por Morrison para convertirse en uno de los ejes de su etapa y en el actual Robin, lo que pone a este personaje en el punto central de la trama.



                En Batman Inc. Morrison desarrolla tramas que viene trabajando desde hace mucho tiempo, y lo hace con su habitual gusto por la simbología y la iconografía, navegando a través del ocultismo y la metalingüística. Así, por ejemplo, Morrison vuelve al mundo distópico que nos presentara en el ya legendario Batman 666, el futuro en el que Damian Wayne se ha convertido en Batman, para mostrarnos que forma parte de una profecía o una visión que Bruce tuvo del futuro durante su viaje por el tiempo tras enfrentarse a Darkseid, lo que sitúa esta realidad como parte del enfrentamiento entre Batman Inc. y Leviatán.



                Morrison desarrolla su trama de forma magistral, acompañado por los sólidos dibujos de Chris Burnham, que adquiere en esta colección un estilo a medio camino entre el feísmo de Frank Quitely y la oscuridad de Frazer Irving, dos estilos que le pegan realmente bien a las historias de Morri, dando forma a las oscuras situaciones que este plantea, a los particulares enemigos (como los hombres cabra del matadero) que se enfrentan a Batman, que forman parte de esa gran saga que es el trabajo del escocés en Batman.

                Un gran trabajo.