No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 31 de octubre de 2013

PRISIONEROS

En un ataque de fin de semana cinéfilo y tras la frustración de no haber podido participar en la fiesta del cine por exceso de gente y falta de tiempo, este fin de semana nos hemos pegado nuestra propia fiesta del cine, así que el sábado vimos Insidious (que ya se comentó por aquí hace un par de días) y el domingo, nos decidimos por una de las pelis que Marco más ganas tenía de ver, y que era nuestro objetivo en dicha "fiesta del cine": Prisioneros, con Hugh Jackman y Jake Gyllenhal.



Prisioneros trata en pantalla grande un tema tan espinoso y lleno de recovecos oscuros como es el de los secuestros y desapariciones de niños, esta vez en un pequeño pueblo que, por la cantidad de lluvia, entiendo que se encuentra en Washington, no muy lejos de Seattle. En ella, dos niñas desaparecen durante el día de Acción de Gracias, muy cerca de la casa donde sus familias estaban cenando, justo después de jugar en una caravana donde había alguien dentro. El padre de una de las desaparecidas es Keller Dover, un supervivencialista interpretado por Hugh Jackman, mientras que Jake Gyllenhal se pone en el papel del Agente Loki (¡toma nombre friki!), el policía encargado de encontrar a las niñas. Y mientras Loki trata de hacer su trabajo y localizar a las niñas, Dover decide que la policía está haciendo poco, y se toma la justicia por su mano...

La película se desarrolla como una inmensa telaraña en la que se van conectando lo que parecen ser piezas sueltas hasta configurar un puzzle inquietante en el que todo encaja a la perfección, con personajes bien trazados que ni buscan ni consiguen ser simpáticos, pero que son creíbles; con un Hugh Jackman que encarna a un supervivencialista nada simpático, y Jake Gyllenhal con más cara de paleto que nunca (y es que sale muy raro el Agente Loki). No voy a contar mucho, sólo que es una buena película... y si vais a verla, id al baño antes, que son dos horas y media.

¡¡Gran peli!!