No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 1 de octubre de 2013

BOSQUE MITAGO

Ya con el verano terminado he conseguido terminar también de leer uno de los libros que tenía previsto como "lectura veraniega", y es que esto de pasarse más tiempo escribiendo que leyendo, es lo que tiene, que las lecturas se reducen. Aún así, y tras dedicarle más tiempo del que esperaba, hoy he terminado finalmente Bosque Mitago, así que toca reseñarlo.



Bosque Mitago es una novela del escritor británico Robert Holdstock, escrita en 1984 pero basada en un relato anterior del propio autor, con el mismo nombre, publicado en 1981. Realmente, Bosque Mitago es la primera parte de una saga formada por seis novelas, aunque sólo esta primera ha sido publicada en España, quedando a la espera ver si Gigamesh, que actualmente tiene los derechos de publicación, decide seguir adelante con la serie.

La novela se encuadra dentro del marco de la fantasía épica, o al menos esa es la teoría oficial, luego os cuento la mía. Steven Huxley, el protagonista, vuelve a Inglaterra tras estar destinado en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, y lo hace atendiendo a la llamada de su hermano mayor, Christian, después del fallecimiento de su padre. Cuando llega, Steven va dándose cuenta de que la obsesión de su padre por el bosque en el que se encuentra su casa (llamada Refugio del Bosque), el Bosque de Ryhope, se ha contagiado a su hermano. Christian comienza a desaparecer cada vez más tiempo en el interior del bosque, que al mismo tiempo, parece cada vez más decidido a cercar Refugio del Bosque. Tras la desaparición de Christian, Steven descubre que el Bosque de Ryhope es un lugar mágico, donde se generan los mitagos, un serie de criaturas formadas por los arquetipos de las leyendas humanas. Arturo y sus caballeros, Perceval, Robin Hood... son sólo algunos de los mitos que parecen darse cita en el Bosque de Ryhope, representando ideales y leyendas cada vez más antiguos. Y será el amor de Steven por una de las mitago, una mujer llamada Guiwenneth lo que le lleve a finalmente entrar en el Bosque Mitago y desafiar a su hermano, Christian, convertido por el propio Bosque en un mitago, el Intruso, siendo Steven la única persona que parece capaz de detenerle.

Con esta premisa, Holdstock desarrolla una narración con dos características: una claustrofobia de corte Lovecraftiano y un intenso análisis casi jungiano de los arquetipos de las leyendas inglesas (traspasable a las de cualquier otro lugar). El libro se diferencia claramente en dos partes, una primera en la que Steven Huxley va descubriendo el secreto de Bosque Mitago, y una segunda, en la que finalmente atraviesa las fronteras de este, lanzándose en persecución de su hermano, mientras ambos son a su vez perseguidos por una criatura llamada el Ursculmug, una bestia-jabalí monstruosa que parece encarnar lo más siniestro de los mitos humanos. Más que en el mundo de la fantasía épica, Bosque Mitago parece beber de los relatos de Lovecraft, en cuanto a que presenta a un recién llegado situado en un ambiente ajeno y bastante siniestro.

Lo cierto es que aunque todo suena bastante bien, quizá a esta novela le falta precisamente épica.... y las continuaciones. La historia termina de una forma bastante anticlimática, hay personajes que desaparecen para no volver, y realmente, le falta un final completo, quedando la novela en una especie de stand by, desconozco si de las continuaciones. En fin, a ver si Gigamesh se decide, y vemos si con Lavondyss el resultado mejora...