No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 4 de octubre de 2013

LOS VIERNES DE MARCO: OLÉ, TORO

Suerte, y al toro…



"Olé, Toro", quizá el juego español más polémico.

            Y no es que sea fan del toreo, todo lo contrario… pero tampoco soy muy fan de las guerras y asesinatos, y la gente parece gustarle en esto que llamamos software lúdico. Por eso rompo una lanza a favor de “Olé, Toro”, ya que ha sido vapuleado por su temática y no como juego… que, todo sea dicho, es bastante malo.
Juego sencillote.
            “Olé, Toro” es un juego de la compañía Dinamic, que salió allá por 1985. Y desde su salida fue comentado por todo el mundo… para mal. Sin ir más lejos, una revista británica calificó el videojuego como el peor de la historia. Está claro que estos no han jugado al “Sabrina”.
            El juego estaba programado en “Mode 1” (siempre hablo en Amstrad, por supuesto) y, aunque gráficamente no era malo, tampoco era una maravilla. Y la jugabilidad… bueno… se jugaba con un par de teclas. Tenías que pulsarlas en el momento preciso para poder ejecutar bien las maniobras de la faena. Cabe destacar que hay siete toracos esperando y que, cuando uno de ellos te pillaba aparecía el mensaje de “Mala Suerte. Otra vez será”. Y ea… a empezar de nuevo. La verdad es que era un poco desesperante.

Portada para el extranjero... ¡Dinamic no aparece por ningún lado!

            Como anecdotilla, cabe mencionar la música de fondo que acompaña el juego. Y no es otra que el “Francisco Alegre”, que nos acompaña durante tooooda la partida. Llega un momento en el que te dan ganas de lanzar el ordenador por la ventana, pero siempre te queda la opción de apagar el sonido. Por cierto, los sonidos eran nulos. No existían. Solo cuando terminabas una faena, que el público se ponía en pie y aplaudía.
            Y bueno, ni que decir tiene que en Diciembre de 1985 ya estaba desfasado… así que imaginad ahora. Aun así, y a pesar de la temática, es un juego que recuerdo y guardo con mucho cariño. Creo que para PC salió uno que se llamaba “Torero” (cuya portada era “El Juli”), pero ese sí que era un despropósito. ¡Al menos “Olé, Toro” tiene la ventaja que da la nostalgia!

            ¡¡Felices Pesadillas!!