No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 15 de octubre de 2013

MUNDO PUTREFACTO 2: LOS SECRETOS DE LOS MUERTOS

                Para ser sincero, y no meter demasiado la pata, debo empezar admitiendo que no soy seguidor de la colección Frankenstein, Agente de SHADE; una de las colecciones que ha encontrado su hueco dentro de la parte del nuDC dedicada a lo que han llamado La Oscuridad, un nuevo filón para DC que ha encuadrado aquí series como Frankenstein, La Cosa del Pantano, Animal Man, Liga de la Justicia Oscura, o las aún por llegar Shade y Constantine. Ya hemos hablado por aquí de algunas de estas series, y del crossover que se ha organizado entre ellas, el llamado Mundo Putrefacto.



                Y con este crossover precisamente he llegado a Frankenstein y su nuevo papel como guerrero de SHADE, un lugar que ya ocupara entre Crisis Infinita y Crisis Final en manos de Morrison, en una serie de subtramas de lo más interesantes que implicaban a Padre Tiempo y SHADE, de una forma más política y menos sobrenatural que en esta nueva andadura, una serie de tramas iniciadas en La Batalla por Bludhaven y que continuaría en El Tío Sam y los Freedom Fighters. Ahora, el monstruo cuenta con su propia serie, en la que de la mano de Matt Kindt y Alberto Ponticelli, esta creación, símbolo del romanticismo literario (sí, sí, tal cual) se convierte en un agente de la organización secreta SHADE, una especie de organización de monstruos que cuenta con una momia, una criatura de los pantanos, una gárgola alada… Y que protagoniza el segundo número de Mundo Putrefacto, Los Secretos de los Muertos.



                Quizá porque no he leído el primer número de Frankenstein, he estado un poco perdido durante el desarrollo de este tomo, que engloba dos historias. La primera, es ajena a la trama de Mundo Putrefacto, y lleva a Frankenstein y a sus aliados del Escuadrón de Monstruos a investigar una traición dentro de la propia SHADE, y a enfrentarse a una serie de monstruos capaces de poner en jaque la existencia del propio planeta, además de desentrañar el misterio de dónde van los agentes de SHADE retirados. Es en la segunda parte del tomo en la que Frankenstein se sumerge de lleno en la lucha contra la Putrefacción, y donde descubrimos además que la lucha del monstruo contra esta tiene un factor más personal de lo que este se esperaba, y es que uno de los representantes y emisarios de la Putrefacción es ni más ni menos que el doctor Víctor Frankenstein, creador del Monstruo, y cuya Máquina de Almas es un elemento indispensable en la lucha contra Arcane y los suyos.




                Kindt y Ponticelli construyen una historia sencilla, de buenos y malos. Ninguna de las dos tramas es demasiado compleja, son fáciles de seguir, y se pueden leer de forma independiente del resto de los componentes de Mundo Putrefacto. Como he dicho antes, la mayor dificultad que le he visto es no haber leído el tomo anterior y no conocer a los personajes. Aún así, Mundo Putrefacto y la Oscuridad, siguen molando.