No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 28 de marzo de 2013

OZ: UN MUNDO DE FANTASÍA




Este sábado, a pesar de los avisos en contra, Marco y yo decidimos pasar una noche de cine y nos fuimos a ver Oz: Un Mundo de Fantasía. Lo cierto es que la peli nos había llamado la atención hace varios meses, cuando fuimos a ver esa genial obra maestra que es Rompe Ralph, y vimos un enorme cartel en el que se anunciaba el futuro estreno de esta película. Algún amiguete que la había visto nos lo dijo "Es floja", pero claro, hay cosas que hay que ver con tus propios ojos... y nos fuimos a verla.

Y como nos habían dicho, para resumir, es floja.




Oz: Un Mundo de Fantasía nos lleva a los tiempos previos a la llegada de Dorothy a Oz, contándonos como era el mundo que se encontró el futuro Oz el Poderoso cuando llegó, siendo solo un timador y un embaucador.Con producción de Disney y dirección de Sam Raimi, el futuro Oz, llamado simplemente Oscar Biggs, se convierte en los ojos a través de los que vemos el gran país de Oz, atendiendo a una profecía que habla de que un poderoso mago llamado Oz llegará a esta tierra para derrotar a la Bruja Mala. Que no había pasado nada si hubieran dicho simplemente "a la Bruja". Nada más llegar a Oz, Óscar conoce a Teodora, una bruja de aspecto amigable, que le informa de como están las cosas en Oz (ella vive en la Ciudad Esmeralda junto a su hermana, y se enfrentan a la Bruja Mala, que intenta usurpar su trono, y manda a los Babuinos Voladores a destruirlo todo cada vez que se le pone en la verruga). Por el camino, Teodora se enamora de Óscar, pero cuando llegan a la Ciudad Esmeralda, Evanora, la hermanísima, desconfía de él. Para ganarse todo el oro del País de Oz, Óscar inicia un viaje acompañado de un mono volador y una muñeca de porcelana viviente (que probablemente sea el mejor personaje de la peli) para acabar con la Bruja Mala... y bueno, aquí es donde se "complica" un poco la trama, porque claro, los malos no son quienes realmente parece, y hay sorpresas y algún giro argumental para poco a poco, dejar las cosas como Dorothy se las tiene que encontrar cuando llegue a Oz.



Sobre la peli... empiezo hablando de lo bueno, que termino antes. Y es que es una maravilla en el tema de ambientación y fotografía, muy dirigido hacia las 3D (la vimos en 2D de toda la vida). Los paisajes son preciosos, trabajados... y caros, muy caros. Y ahí acaba lo bueno. La historia es predecible y simplona, y si bien es cierto que el tener que dejar las cosas como Dorothy las tiene que encontrar no favorece la capacidad de sorprender, tampoco es que a nivel de guión o dirección hayan buscado nada sorprendente. No hay grandes sorpresas, ni siquiera la sorpresa oficial lo es, y hay algunas lagunas argumentales en las que cabria Nessie (los ciudadanos de la Ciudad Esmeralda descubren de pronto quien es el villano, a los malos se les olvida que tienen un campo de amapolas soporíferas a las puertas...). A nivel de actores, tampoco es que ninguno de ellos se salga demasiado del tiesto. Mila Kunis, como una Teodora cada vez más excéntrica, es quizá quien mejor dé con el personaje. Rachel Weisz, como Evanora (la hermanísima) está más bien fría, aunque lo cierto es que el papel tampoco da para mucho más; y tres cuartos de lo mismo para Michell Williams, encerrada en una Glinda de lo más suave y tierna. Pero el Razzie, va a ser sin duda para James Franco por el papel de Oz. James Franco es un actor que, normalmente, me gusta, que está muy bien en Spiderman o en El Origen del Planeta de los Simios... pero que en Oz está sobreactuado no, lo siguiente, mostrando continuamente una sonrisa de tiburón un poco estremecedora, y no porque de miedo sino porque da la sensación de que se ha puesto unas fundas demasiado grandes que le hacen arrugas en los ojos. No es que yo sea exagerado, de verdad, hay que verlo para creerlo.

Así que en resumen, una adaptación bastante injusta de la obra de Frank L. Baum, que se merece cosas mucho mejores que esta precuela un poco venida a menos.